CIENCIA

El Nobel de física, para los descubridores de las ondas gravitacionales

La Academia Sueca reconoció a los científicos Reiner Weiss, Barry Barish y Kip Thorne, por su aporte en la detección del fenómeno que abre una nueva era en la astronomía.

por Diario Vivo NB
03 Octubre de 2017

El 14 de septiembre de 2015 es una fecha que pasó a las efemérides de la física moderna: ese día, el proyecto LIGO detectó, por primera vez en la historia, las ondas gravitacionales que Albert Einstein había predicho cien años antes en la Teoría General de la Relatividad. Estas ondas, originadas a partir de la colisión de dos agujeros negros, viajaron por el espacio durante 1.3 billones de años hasta llegar a la Tierra, y ahora sus descubridores ganaron el premio Nobel de Física 2017.

Se trata de los científicos Reiner Weiss, Barry Barish y Kip Thorne, quienes encabezaron el proyecto LIGO. En el proyecto LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory) colaboran más de mil investigadores de más de 20 países. Todo comenzó en la mitad de la década del 70, cuando Weiss como Thorne se convencieron de que era posible detectar las ondas gravitacionales que viajan a la velocidad de la luz y, de esta forma, iniciar una “revolución” en el conocimiento del universo.

Según la Academia Sueca, las ondas que llegaron hasta nuestro planeta eran “extremadamente débiles” aunque igual son el índice de que una “revolución en astrofísica”. En un comunicado, el comité que premió a los tres investigadores señaló que “las ondas gravitacionales son una forma completamente nueva de observar los eventos más violentos en el espacio” y destacó el trabajo de cuatro décadas de todo el equipo que forma parte de LIGO.

Las ondas gravitacionales se crean a partir de la aceleración de objetos masivos, por ejemplo, de dos agujeros negros que giran uno alrededor del otro. Si bien Einstein creía que nunca se podrían medir las ondas, el proyecto LIGO, a través del uso de sus dos gigantes láseres detectores, lo hizo en 2015, en Estados Unidos.

La Academia Sueca resaltó que distintos tipos de radiaciones electromagnéticas y partículas fueron descubiertas a lo largo de los años, pero que la detección de las ondas gravitacionales que le abre la puerta a ver mundos “nunca antes vistos”.

Thorne explicó que a través de las ondas gravitaciones en los próximos años será posible ver un “enorme número de cosas”. El investigador nombró, como ejemplos, colisiones de estrellas de neutrones, agujeros negros destrozando estrellas de neutrones, púlsares y, en unos años, los primeros momentos del universo.


ALGO MÁS