El maltrato infantil, un motivo de alerta en Argentina

Un estudio de Unicef revel贸 que en el 70 por ciento de los hogares se utilizan m茅todos de disciplina que incluyen violencia f铆sica o verbal.

por Diario Vivo NB
09 noviembre de 2017

En Argentina, los m茅todos de disciplina violenta, que incluyen castigos f铆sicos y maltrato psicol贸gico, afectan a 7 de cada 10 chicos y chicas de entre 2 y 4 a帽os, seg煤n un estudio global聽 que UNICEF difundi贸 la semana pasada.

El organismo de la ONU present贸 el estudio 鈥淯na situaci贸n habitual: violencia en las vidas de los ni帽os y los adolescentes鈥, en el que se compila informaci贸n de todo el mundo e indaga sobre la violencia sexual, la violencia hacia ni帽os y ni帽as ejercida al interior de los hogares, las muertes violentas de adolescentes y la violencia en las escuelas.

Uno de los cap铆tulos del estudio analiza la utilizaci贸n de m茅todos de disciplina violentos. En Argentina, m谩s del 95 por ciento de los adultos cree que los chicos y chicas no deben ser castigados f铆sicamente. Sin embargo, en el 70 por ciento de los hogares se utilizan m茅todos de disciplina que incluyen violencia f铆sica o verbal, tales como el zamarreo, chirlos, cachetadas, golpes y gritos.

Para el segmento de ni帽os de 2 a 4 a帽os, Argentina se encuentra levemente por debajo del promedio global, con un 54,4 por ciento de castigo f铆sico, un 62,5 por ciento de agresi贸n verbal y un 72,9 por ciento de cualquier pr谩ctica de disciplina infantil violenta. Adem谩s, en el 63 por ciento de los hogares se utiliza la agresi贸n verbal, en el 40 por ciento el castigo f铆sico y en un 10 por ciento castigos f铆sicos severos. En muchos casos estas pr谩cticas se suman: es frecuente que en un mismo hogar se utilicen castigos f铆sicos, castigos f铆sicos severos y agresiones verbales.

Gabriela Morelato es doctora en psicolog铆a e investigadora del CONICET en el Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales, donde integra el grupo de聽Psicolog铆a del Desarrollo Infanto-Juvenil. En di谩logo con Diario Vivo, la especialista se refiri贸 a las cifras del maltrato infantil en nuestro pa铆s y explic贸 por qu茅 las estad铆sticas marcan un aumento en los casos.

-驴Le sorprenden las cifras difundidas por Unicef?
-No s茅 cual es el par谩metro para evaluarlo, pero creo que lo que est谩 ocurriendo en el 煤ltimo tiempo es que tambi茅n se le ha dado visibilidad a la situaciones de maltrato como producto de un proceso hist贸rico que ha tra铆do un mont贸n de cambios desde lo legal y tambi茅n desde lo institucional. Me parece se est谩n visibilizando m谩s las situaciones de violencia. En Mendoza, por ejemplo, tenemos un programa particular que pertenece al Ministerio de Salud que aborda la problem谩tica espec铆fica del maltrato y el 煤nico programa a nivel nacional que aborda la problem谩tica de forma espec铆fica. Y s铆, cuando uno consulta las estad铆sticas, uno ve que han crecido la cantidad de casos que atienden los equipos de salud.

-驴A qu茅 atribuye este aumento en las estad铆sticas?
-Por un lado tiene que ver con que muchas veces los procesos de vulnerabilidad social hacen que aparezca m谩s la problem谩tica aunque el maltrato no es propio de una clase social espec铆fica. Y por otro lado tiene que ver con que en la medida en que uno tiene m谩s conocimiento del tema, y esto se difunde m谩s, la poblaci贸n tambi茅n est谩 m谩s atenta a las cosas que no se deben dejar pasar. Se denuncia m谩s, por lo tanto tambi茅n se atiende m谩s. Nosotros siempre decimos que en el maltrato infantil existe una cifra negra, que son los casos que no est谩n denunciados pero que existen. Pero creo que lo que est谩 pasando 煤ltimamente es que se est谩 haciendo m谩s visible la problem谩tica y como poblaci贸n estamos tomando m谩s conciencia de todas estas cosas. Por otro lado lo que s铆 ocurre es que cuando existen muchas situaciones de vulnerabilidad social es m谩s factible que aparezcan m谩s estresores y por lo tanto que puedan aparecer m谩s situaciones de violencia. Ojo que con las clases altas ten茅s otras clases de maltrato, que son mucho menos evidentes, y que tal vez no aparezcan en las estad铆sticas, porque la gente que tiene m谩s recursos no es la que termina en los centros de salud p煤blica. A veces en las clases sociales altas son situaciones que tienen que ver con la negligencia, con los chicos que聽 tienen un mont贸n de recursos econ贸micos pero est谩n solos.

-Antes se acostumbraba a dar chirlos, incluso a personas que hoy pueden ser adultos mayores casos se las arrodillaban sobre ma铆z. 驴Cambiaron las formas de maltrato?
-S铆 es cierto de que antes era diferente. Como todas las cuestiones, ha ido evolucionando nuestra manera de mirar la funci贸n parental. Antes se dec铆a que a los ni帽os hay que enderezarlos para que no crezcan torcidos, entonces el tema del chirlo ten铆a que ver con que los ni帽os crecieran “derechos”. En realidad es una situaci贸n de violencia en donde los ni帽os eran considerados propiedad de los padres o sus cuidadores, y se cre铆a que ten铆an derecho de hacer con ellos lo que quer铆an, porque estaban en condiciones de objeto. Gracias a dios las legislaciones han cambiado a partir de la Convenci贸n de los Derechos del Ni帽o del ’89. Hoy nuestra ley 26.061, que es la ley de protecci贸n integral de los derechos del ni帽o, y uno de los pilares fundamentales es que el ni帽o es sujeto de derechos. Entonces el ni帽o no es alguien que es propiedad de otros, es sujeto de derechos y, en ese sentido, su voz es importante. Y adem谩s, que seas el pap谩 o la mam谩 del ni帽o no significa que puedas hacer lo que quieras, sino que hay ciertas limitaciones.

-驴Se puede prevenir la violencia y el maltrato infantil?
-Cuando uno habla de la etiolog铆a del maltrato hay much铆simos modelos explicativos y adentro vas a encontrar que en muchos casos, o muchos pap谩s que maltratan a sus hijos son padres que tambi茅n fueron maltratados en su infancia o han tenido relaciones o v铆nculos con sus cuidadores primarios que han sido muy disfuncionales. Por ah铆 a la larga no de un modo consciente, pero en un lugar m谩s inconsciente, se repitan esos modelos. Sin embargo tambi茅n existen un mont贸n de situaciones en donde a pesar de esto no hay repetici贸n del maltrato. yo particularmente lo que estudio es la resiliencia como la capacidad de sobreponerse a esas situaciones adversas, de poder reponerse y continuar con el desarrollo a pesar de haber sufrido una situaci贸n traum谩tica. Es importante saber que a pesar del riesgo y a pesar del peligro siempre existe la posibilidad que los ni帽os tengan un potencial de resiliencia, y puedan recuperarse a pesar de la adversidad. De eso depende quienes estamos alrededor de la problem谩tica.

-驴Qui茅nes son los que agreden? 驴Hay diferencias de g茅nero por ejemplo?
-Cuando hablamos de violencia intrafamiliar puede ser madre, padre, cuidador primario, eso puede ser indistinto. Y hay algunos mitos respecto del maltrato. Por ejemplo, uno tiende a pensar que en los abusos sexuales el que siempre abusa es el padrastro, pero eso es un mito porque a la hora de ir a la informaci贸n f谩ctica uno encuentra que hay un mont贸n de padres biol贸gicos que son abusadores. Tambi茅n respecto a los abusos, en los que hay un porcentaje muy grande ni帽os, de varones abusados.


-驴Cu谩les son las se帽ales de que un ni帽o puede haber atravesado una situaci贸n de maltrato? 驴A qu茅 hay que estar atentos?
-Por ejemplo pueden presentar cambios conductuales emocionales, de los dos polos: conductas sumamente agresivas o muy inhibidas. Retrasos en el desarrollo, enfermedades intercurrentes o trastornos del aprendizaje. Depende tambi茅n del tipo de situaci贸n de maltrato que atraviese el ni帽o, no es lo mismo una situaci贸n de abuso o el ni帽o v铆ctima de otro tipo de maltrato. A veces hay indicadores espec铆ficos, como un moret贸n en lugares donde no puede atribuirse f谩cilmente a una ca铆da, o indicadores inespec铆ficos, como los cambios de conducta, la inestabilidad emocional, que son cosas que trabajamos mucho con los docentes, para poder entender que uno como adulto siempre es responsable y tiene el deber de informar de estas situaciones aun cuando no tenga uno el cien por ciento de la confirmaci贸n de la situaci贸n. Simplemente con la sospecha uno tiene la obligaci贸n de movilizarse para tomar algunas medidas.


ALGO MÁS
  • D铆a 7: Sin rastros del ARA San Juan

  • A pesar del gran operativo de b煤squeda desplegado, la Armada no tiene ninguna localizaci贸n del submarino con 44 tripulantes a bordo, que desapareci...
Simple Share Buttons